VISITANDO A LOS AMIGOS

                                              EDUARDO QUIñONEZ

 

 

                                            El clan Quiñónez 

Durante mi estadía en la ciudad de Santiago de Chile, Eduardo Quiñónez, mas conocido por todos nosotros como EQT, fue mi anfitrión,  y tanto el, como su esposa e hijas me trataron como uno mas de la familia, tratando siempre de complacerme y atenderme extraordinariamente, en todo momento.

El clan EQT estaba formado hasta hace poco por Eduardo y sus 4 mujeres: Cecilia, su encantadora esposa, y 3 niñas muy conversadoras y simpáticas: Javiera, Carolina y Daniela.  Pero hace un tiempo llegó el heredero varón, el “EQUTECITO”, como le digo cariñosamente, un perfecto “clon” de su padre .

 

 

     

EQT y yo al frente de una  parte de su colección

     

 

 

 

Eduardo, Cecilia y Equtecito frente a la colección, con Fernando Cabezas, Juan Esteban Gross y yo.

 

 

 

 

                                            EQT y yo frente a La Boutique del Vino

Como era de esperarse, salimos de cacería de botellas por Santiago, e inclusive viajamos a Viña del Mar y Rancagua, encontrando siempre algo interesante para incrementar nuestras colecciones. Uno de esos lugares fue "La Boutique del Vino", una licorería en plena carretera a Rancagua, donde tuvimos la oportunidad no solo de encontrar miniaturas interesantes, sino también de disfrutar recreándonos la vista con hermosísimas botellas grandes, con formas y diseños que en nada tienen que envidiar a las mejores fabricas de envases del mundo.

 

Cuando terminó mi visita a Chile, EQT se unió a mi viaje a la Argentina, y recorrimos las calles de Buenos Aires en una infatigable y fructífera cacería de botellas. Igualmente visitamos a nuestro gran amigo Felipe Peri, en la ciudad de Mar del Plata, visita que será motivo de un informe luego.